A veces, me siento frágil

Valiente no es una palabra que nombre en vano, no.
Siento henchirse el pecho al escucharla.
Presumo de poseer comportamientos dignos de una guerrera audaz.
No sé porqué es así
-yo puedo sola- me digo
y me repito a mí misma.
No es cierto ni necesario.
Existe la virtud de la fragilidad.

Y, a veces, me siento tan frágil
qué una mariposa podría ser un elefante y que se me rompa la tortilla de patatas al darle la vuelta
el mayor de los dramas.

Agradezco hacerlo consciente
y permitirme mostrar esa fragilidad que hará que caiga mi escudo.

#korobenito
#cosasquesiento

Anuncios

Un sueño blanco

Manten tu color nieve, vive la confianza del ser libre y si amanece y todo es blanco cree en el sueño de la vida, sé la eterna palabra que permanece cuando eres tú, cuando tú eres.

En días de lluvia se ve el arcoíris

En los días de invierno

con lluvia en los cristales

y charcos perfectos,

en la calle, los transeúntes solitarios

buscan el espacio

donde sentirse normales.

Y mientras el  frío anida en las calles

yo me pregunto al mirar

por la ventana de mi percepción

cual será la  nana que haga dormir

a la niña que aún reside en mi corazón

soñando ese lugar donde

prolongar la niñez desnuda

y sembrar, a pesar de la niebla,

y del invierno inacabado

la semilla de la ilusión.
#korobenito #versos

#soypoeta #gracias #niñainterior

#invierno

Un poco caprichosa

16522723_1290911564320128_2050072860_n

El padre de mi padre, mi abuelo Agustín, se lo repetía a mi madre continuamente

Esta niña es una caprichosa

Siendo la tercera de cuatro hermanos y después de dos perfectos varones no es extraño que pasados seis años, según cuentan, yo, llegará como un regalo.

Vaya morenita mas guapa le decían a mi padre que, con el sudor pegado que deja el duro trabajo de faenar en el campo, entraba corriendo a casa para ir hasta la cunita de madera donde yo esperaba que me cogiera en sus cansados brazos.

De los primeros meses de mi vida quedó ese poso certero de haber sido muy querida, como pude tenerlo olvidado durante años.

Nunca es tarde para recuperar sensaciones que permanecen escondidas bajo muchas capas en  las que te van envolviendo las circunstancias de la vida, nunca es tarde para recuperar ese amor inicial con el que nacemos.

Yo no puedo ni quiero olvidarme de que mi primer año de vida fue en un pueblo, al abrigo de gente trabajadora, humilde, austera y sencilla.

No quiero olvidar de donde procede el sudor de toda mi familia.

Pobre del que no ame sus raíces porque se le enredaran apretando su corazón.

Por permitirme ser caprichosa hago, digo pienso y escribo lo que quiero,

desde el respeto, por supuesto.

(la niña que esta cogida en brazos, por mi madre, soy yo con nueve o diez meses de edad)

Victima De Recuerdos

Me consta que no nací triste,
No fue esa mi condición
Hasta pasados unos años
Que mi memoria no permite descifrar cuantos.

Sentí desde bien pequeña el desarraigo
El abandono de una madre, de una querida tierra
Transmuté de la inocente sonrisa
Al llanto consternado y oculto de la emigrante maleta.

Se sucedían silencios atrapados en los labios
Y la falta de apetito y los celos
Y el miedo a la oscuridad
El miedo y los ausentes abrazos
Que definitivamente entre la niebla del norte
Se perdieron.

Fui recogiendo de mi madre todas las penas
Y los gritos callados
Y las ausencias de su maternal regazo
Mientras con uñas de gato
Y dientes de fiera iba dejando mi rabia la huella.

No nací triste, no,
Ni me sucedieron grandes penas,
Ni me faltó techo, ni comida, ni me quedé huérfana,
Ni fueron traumáticos los avatares,
Ni me disgustaba ir a la escuela.

Sin embargo nombro la infancia
Y comparece la tristeza
Rememoro a la niña y acude el destierro
El profundo abandono como sentimiento
Que de vez en cuando muerde y araña mi alma.

 

.coropeque

Reyes y Reinas de carne y hueso

Queridos Reyes y Reinas Magos y Magas:

 

No tengo nada que pedir y mucho que agradecer.

Cómo os lo contaría para que no parezca una utopía.

Todo este recién acabado año ha sido una sucesión de regalos para mí, uno tras otro. Y aunque también haya habido momentos difíciles, porque así es la vida, con paciencia y calma todo se va colocando y tomando posición bajo las órdenes del amor.

Hoy celebro el día agradeciendo a los reyes y las reinas que me acompañan o han acompañado en algún momento.

Gracias a la Reina Maga Begoña Abad tuve el regalo de ser poeta participante en Voces del Extremo de Logroño que en la edición 2016 llevaba por nombre “Poesía y raíces” (que nombre tan apropiado para mi sentir) recitando tres poemas cuando aún no tenía libro.

Gracias a la Reina Maga Rocío escuché con voz celestial el regalo de una canción que se grabó en mi alma y de mensajes inolvidables llenos de un amor incondicional para recordándome de dónde vengo y la grandeza que poseo (que poseemos).

Gracias a la Reina Maga Bego que causalmente apareció de nuevo en mi vida, he tenido el regalo de ser escuchada y comprendida con mirada transparente.

Gracias al Rey Mago David Testal que nos regaló su bondad y su presencia en mi hogar, sus sabias palabras y sus pócimas mágicas chispeando en el aire en forma de sueños.

Gracias al Rey Mago Iñaki con quien tengo el regalo de compartir cada día de mi vida,

cada día.

Y cada día es una regalo.

 

Mi hija y mi hijo, mis amigas y amigos son reinas y reyes que me regalan su presencia, sus risas, sus vivencias.

 

Magníficos regalos, para qué quiero más.

 

 

 

Hermanas de savia 

​Queridas hayas

hermanas de savia, de luz y sombras

cuando el miedo me desnuda,

atrapa mis sueños y entierra

el valor que a veces me falta

acudo a vuestro encuentro.
Me arrodillo

sobre el tapiz de hojas inertes

que parecen entender

mis cantos alocados,

abrazo vuestros cuerpos y comulgo

con la desnudez que os honra

mientras recibo respuestas

de silencio abstracto.

 

(foto: Hayas de Urkiola)

Corazón de niebla

A David Testal

El pasado viernes, minutos antes de la presentación del libro Si fueses pájaro lo entenderías de David Testal recordé que, hacía un año en Bilbao, yo estaba frente a él como público y que en ésos momentos era yo quien estaba sentada a su izquierda, cumplíendise un deseo cuyo punto de partida fue la emoción de quererlo con intención benévola. Un deseo proyectado desde la inocencia, desde la no necesidad.

Creo que fue ese pensamiento profundamente emotivo el que se tragó las magníficas frases que pude haber dicho sobre él.

Aunque, recordándolo en clave de humor, también pudo ser que en la comida, exaltada y conmocionada, no paraba de contarle cosas a David, no cesé de hablar y hablar…y en el momento de presentar me quedé sin palabras para el argumento de su película.

Pudiendo haber expuesto o citado sus méritos me limité a agradecer al universo la magia que puede llegar a tener la vida, y agradecer el momento que estaba sucediendo.

Y es que todo es perfecto tal cual sucede nos guste o no porque, como David me recordó no existen los días “normales”

Cada día tiene su propio cometido, su propio significado.

Así sucede con cada nombre.

David es el mensajero, el amado, el elegido de Dios (no entendiendo “Dios” como una deidad religiosa) David vencedor de “el gigante” Goliat.

Eso es lo que significa su nombre y eso creo que es él. Aunque yo le nombre “Corazón de niebla”

A pesar del poco tiempo que tuve para estar con él, fue el tiempo suficiente para mostrarle un sueño, para preparar alguna comida de su gusto, para mirar sus ojos de frente y ver la pureza, el tiempo necesario para confirmar su “saber hacer”, el tiempo de poder verificar su paciencia y entrega hacia las personas que acuden a sus sesiones.

Su esencia se ha quedado entre nosotros….

Aquí, en esta casa y en el sueño, la niebla del paisaje te aguarda David.

15135562_1199198130158139_2083525080_n

En Comunión Contigo

OLYMPUS DIGITAL CAMERADímelo

volando por el firmamento,

no digas no puedo,

cántamelo saltando riachuelos,

anúnciamelo con valentía,

no seas como un niño asustado,

cuéntamelo inventando relatos,

no vivas reservado,

dibújamelo esbozando abrazos,

porque aún

no poseo toda tu risa,

porque todo el tiempo es temprano,

porque dejarás de ser el guardián de mi llanto

para venir a beber de mis regatos,

a escalar mis cumbres y

llegar a la cueva de la Dama de Anboto.

Perdónamelo todo,

amor,

aun sin merecerlo

nómbrame muerte y renacimiento.